domingo, enero 18, 2015

Pros y Contras por baja en precios del petróleo.

Cito sic: La organización de países productores de petróleo (OPEP1), fue fundada en Bagdad (Irak) el 14 de septiembre de 1960 a raíz de unos acuerdos previos establecidos en el I Congreso Petrolero Árabe realizado en El Cairo, (Egipto) a finales de enero de 1960 por iniciativa del Gobierno de Venezuela presidido por Rómulo Betancourt, el entonces ministro de Minas e Hidrocarburos venezolano Juan Pablo Pérez Alfonzo y el ministro de Petróleo y Recursos Minerales de Arabia SauditaAbdullah al-Tariki. Alfonzo señaló que era necesario un "instrumento de defensa de los precios para evitar el despilfarro económico del petróleo que se agota sin posibilidad de renovarse". Fin de la cita.

El procedimiento de la OPEP para procurar controlar los precios, ha sido el mismo en el tiempo, bajar la producción de petróleo, en el momento en que se produzca una baja en los precios del mismo.  Con el control de solo algo más del 30% de la producción total mundial, el sistema era infalible y se mantuvo por varias décadas así, hasta ahora; cuando sorpresivamente, la OPEP, liderada por Arabia Saudita, el mayor productor de petróleo del mundo se opuso a bajar la producción, dejando al libre comportamiento del mercado libre, donde prevalece el principio de la oferta y la demanda que se encargase de fijar el precio de éste.

Este acontecimiento inédito, ha encendido las alarmas en los sectores mundiales de la energía y sectores económicos en general. Ha despertado además, sentimientos encontrados de: tristezas y alegrías, de pros y contras en todos  los países del mundo. En este escrito, presentaré mis puntos de vista, sobre los pros y los contras que ha traído esta situación.

PROS. Los países no productores de petróleo son los primeros en beneficiarse, puesto que para muchos de ellos el ahorro que logran al año puede ser tan alto que pudiera elevar su Producto Interno Bruto (PIB) en varios puntos. Esos recursos que se ahorran pudieran cubrir otros renglones deficitarios en su economía. La magnitud del beneficio dependería del tamaño de su economía, y del consumo de petróleo. Con un petróleo barato, los países no productores pueden abordar otros proyectos de inversión requeridos para mejorar sus economías, que anteriormente se les hacía imposible considerar. Todo dependerá de la duración de éste periodo de bajos precios, estimado por algunos expertos en 1-2 años. Lógicamente, también dependerá de los niveles de restablecimiento, crecimiento y estabilización de los nuevos precios posterior a este periodo. 

Los países desarrollados productores de petróleo, no miembros de la OPEP,  lógicamente también son consumidores. Los beneficios (pros) a lograr para éstos, en este periodo de bajos precios, dependerán de la magnitud de su consumo, del nivel de su producción, del tamaño de su economía y hasta del tipo político de gobierno y/o sociedad que prevalece (Democracia versus totalitarismo) como: EE.UU., Canadá, China, Rusia, Inglaterra, Holanda, Francia, Italia, Noruega, etc... Por ejemplo, en los EE.UU. se ha producido una baja automática de los precios de la gasolina que beneficia enormemente a la población. Desconozco si este fenómeno también se produce en Rusia y China u otros países.

CONTRAS. Todos los países productores de petróleo se perjudican con este bajón en los precios del petróleo. Los más perjudicados resultarán aquellos países que hayan sido incapaces de desarrollarse plenamente, tales como: Angola, Argentina, Argelia, Brasil, Colombia, Ecuador, Irak, Libia, México, Nigeria, Perú y Venezuela; en los cuales existe: pobreza,  necesidades  por satisfacer y muchas desigualdades.

Se tendrán que revisar, cancelar, congelar y/o suspender temporalmente, la ejecución de algunos proyectos de inversión, cuyas tasas de retorno (TIR) que hayan sido calculadas en base a los precios anteriores del petróleo, puesto que con los nuevos precios que prevalezcan, éstos pudieran ser económicamente inviables.

El daño económico mayor para estos países, será el bajo ingreso en divisas que dejaran  de percibir con los precios actuales tan bajos. Brasil, Colombia, México y Perú sobreviran - pero serán afectados levemente en sus economías - debido a que los ingresos petroleros en estos países no son tan vitales, como lo son para Venezuela, único país mono productor. Venezuela será uno de los países más afectados, dada la grave situación político/económica que vive, su gran deuda económica, su poca reserva e ineptitud de su gobierno.

Con esta situación, supongo que habría un desgano en el entusiasmo de los inversionistas privados por el negocio del petróleo. Pienso que serán más cautelosos a la hora a la hora de considerar una inversión en el sector petrolero. No obstante, el negocio petrolero seguirá adelante orientado a proyectos menos riesgosos.

Existe un viejo adagio que aún perdura en el tiempo, que dice algo similar a esto: El 1er mejor negocio del mundo es un negocio petrolero. El 2do mejor negocio del mundo es un negocio petrolero mediamente administrado. El  3er mejor negocio del mundo es un negocio petrolero mal administrado. Este adagio nos lleva a presumir, que el negocio petrolero seguirá siendo un buen negocio, aún con bajos precios.

En el cálculo de rentabilidad de los proyectos de mejoramiento de crudo para explotar la Faja Petrolífera del Orinoco en Venezuela, mediante los convenios estratégicos establecidos por PDVSA, el precio de venta del crudo resultante era algo cercano a los 20 US$. Con los precios actuales, creo éstos siguen siendo rentables.

CONSIDERACIONES FINALES. La industria petrolera está estremecida y desconcertada por la baja en los precios del petróleo. La OPEP está dividida al no permitir la baja de la producción de petróleo de los países miembros, para intentar recuperar los precios. Tal pareciera que se abriese una nueva era en las políticas de fijar precios del petróleo mediante la oferta y la demanda, sin argucias ajenas interviniendo.

Las primeras interrogantes que me planteo al respecto son: ¿Estaban los precios del petróleo inflados? ¿Cuáles serían los niveles futuros justos de recuperación de estos precios de venta, para mantener al mercado sano y sin grandes fluctuaciones? ¿Cuáles serían los niveles de rentabilidad mínima permitida ante los precios próximos? ¿Seguirán los inversionistas privados de la banca mundial occidental aún interesados en invertir en Venezuela? ¿Cuánto afectará este bajón, al desarrollo de energías renovables alternas?

Muy probablemente, este sacudón mundial en la industria del petróleo llame a reflexionar tanto a gobiernos como a empresas transnacionales petroleras a ser más selectivos a la hora de tomar decisiones petroleras; en muchas de las cuales privan sentimientos más nacionalistas que racionales, a los cuales no hay que renunciar, pero tampoco usarlos como escudo de protección ante los inversionistas. La industria petrolera es muy generosa y da oportunidades a todos cuando se utiliza el raciocinio. El negocio petrolero debe dejarse en manos de los expertos quienes aportan las nuevas tecnologías y saben utilizarlas.


La lógica indica, que el Estado debe dejar la costosa práctica de pretender ser principal protagonista en el negocio petrolero, tal como es el caso del gobierno de Venezuela en la actualidad. Los gobiernos deben dar paso a las empresas: internacionales privadas,  mixtas o convenios estratégicos, con participación económica del gobierno más reducida, dejando el protagonismo y mayor riesgo a las empresas internacionales que aporten el capital, tecnología y experiencia (KNOW-HOW). Aún cuando el margen de ganancia se reduzca por ser socio minoritario, igual se obtendrían jugosos ingresos por regalías, impuestos sobre la renta, y otros beneficios contemplados en las leyes de los países. Esta disminución en los ingresos se compensa con la garantía de tener operaciones exitosas, acceso inmediato a tecnologías de punta, óptimo mantenimiento y menos riesgos en las inversiones. Es decir, en futuras negociaciones, utilizar el método ganar-ganar.

domingo, enero 11, 2015

¡Cómo desarrollar con éxito a Venezuela!

Para algunos venezolanos conformistas y resignados, la afirmación del encabezado pudiera ser cuestionada y calificada de tonta, puesto que posiblemente piensan que Venezuela está siendo bien desarrollada desde la época de la colonia, y a partir de entonces ha habido mucho desarrollo y progreso en el país.

Argumentarán, que se han construido hospitales, fincas ganaderas, haciendas, plantas procesadoras de alimentos, clínicas, carreteras, autopistas, represas, plantas eléctricas, metros, escuelas, universidades, aeropuertos, viviendas, complejos turísticos, embarcaciones, puertos, plantas de manufactura, refinerías, oleoductos, gasoductos, patios de almacenaje, muelles petroleros, plantas petroquímicas, plantas de procesamiento de gas, etc., etc. El chavista hasta podría argumentar que se envió un satélite al espacio.

Sin embargo, con todo ese desarrollo logrado, hoy día importamos alrededor del 80% de los alimentos que consumimos. No producimos autos, y sus costos son tan exorbitantes que son inaccesibles a las mayorías. Tampoco producimos artefactos  fundamentales para el hogar, tales como: neveras, lavadoras, ventiladores, acondicionadores de aire (AA), equipos de música, equipos de comunicaciones, etc., etc. Se ha llegado al colmo de cambiar el uso de la papa frita por yuca y la ensalada por la arepa en la famosa y conocida formula culinaria de la hamburguesa de Mac Donald, y no precisamente por razones nacionalistas.

El producto interno bruto (PIB), hace tiempo que es negativo, la escasez de dólares es dramática, la inflación está por alcanzar los 3 dígitos, la producción petrolera decae constantemente, la expansión petrolera está detenida, el desempleo es de 2 dígitos, el poder adquisitivo está por los suelos, la corrupción no cesa, la productividad es de las más bajas en el mundo, las colas para la compra de alimentos proliferan y aumentan en tamaño, la inamovilidad laboral ahoga a los pocos empresarios/comerciantes que sobreviven a este enorme caos en que se ha convertido Venezuela; por desidia, tozudez y negligencia del actual gobierno.

Es un hecho demostrado en cifras y con resultados fallidos evidentes, que este gobierno llegó a su límite de incompetencia y definitivamente, ni desea, ni podrá sacar a Venezuela del hoyo en que la dejó caer. Solo un nuevo gobierno podrá hacerlo. Sin embargo, por más bueno que sea ese nuevo gobierno, es probable que se requirieran entre 5 a10 años, para colocar a Venezuela en una situación mucho más tolerable que la actual.

Para un desarrollo completo, armonioso e integral de Venezuela se necesitarían décadas de gobiernos eficientes abiertos, progresistas y democráticos. Esos gobiernos se deberán apoyar mayormente en el capital privado para alcanzar tales logros. Un nuevo gobierno tendría necesariamente que privatizar ciertas empresas estatales que solo dan pérdidas y problemas. El gobierno actual tiene una enorme nómina que debería ser reducida drásticamente por injustificada e inoperante. Ese personal, podría incorporarse a la empresa privada que se requerirá, la cual sin duda ofrecería mejores  sueldos y beneficios económicos a sus empleados.

Debemos empezar por recuperar y mejorar el aparato productivo de alimentos. Se debe desarrollar la industria petrolera al máximo posible, para lograr los ingresos petroleros suficientes que se requieran, aún con los precios bajos del petróleo. Logrado esto, estaríamos en capacidad de diversificar la economía del país produciendo bienes y servicios varios en cantidades suficientes para el consumo interno y para la exportación.


El desarrollo de Venezuela debería materializarse desarrollando un proyecto país, que requeriría de sensatez, lógica, visión, sacrificios, creatividad, unidad y voluntad política para lograrlo. Una vez que los venezolanos nos pongamos de acuerdo en lo anterior, el dinero que se requiere vendrá espontaneo y abundante. ¡Ah!, se me olvidaba. Deberíamos tener presente, cultivarnos en ser más responsables, tolerantes, unidos, honestos, humildes y cooperadores. Y sobre todo, amar intensamente lo que hacemos para lograr óptimos resultados.      

viernes, enero 09, 2015

El problema de Venezuela es principalmente político

Desde que se inició en 1999, el gobierno chavista (de ideología política marxista leninista), ha venido intentando imponer un modelo económico socialista, que según los lideres de este movimiento, es el mejor de los modelos económicos existentes en el mundo, y el más conveniente para Venezuela. Como sabemos, la esencia del socialismo está en el monopolio del manejo de la economía del país por el gobierno o Estado, típico de países con sistemas políticos  comunistas.

Por tal motivo, una de las primeras declaraciones del difunto presidente  Hugo Chávez, al tomar el control del país, fueron la condena del sistema económico capitalista que regía en Venezuela, calificando al sistema neo liberal como salvaje e injusto, para finalmente declararle la guerra al mismo. No obstante, ese mismo sistema capitalista del mercado libre que tanto odiaba, donde la oferta y la demanda de productos prevalecen y son la esencia del capitalismo, le facilitó la supervivencia en el poder por más tiempo del que se merecía este nefasto e indigno gobierno.

Gobernar Venezuela declarándose marxista leninista y disfrutar de los enormes beneficios de la democracia y de su “condenado” capitalismo, aunado a la inusitada y enorme subida de los precios del petróleo (incremento promedio de 30 a 100 dólares el barril), lograron que Hugo Chávez lograra alcanzar el cenit de sus inmediatas aspiraciones políticas, como lo era imponer al socialismo destruyendo al capitalismo y reemplazando a la democracia por la revolución bolivariana por tiempo indefinido. Por ello hablaba con frecuencia del año 2050.

Con tal bonanza, tendría suficientes ingresos para vender al mundo su proyecto revolucionario, al cual bautizó como el SOCIALISMO DEL SIGLO XXI. Empezó con un periodo de compra de conciencias en todo el universo y ayudas económicas para sus amigos del hemisferio, que fortalecerían al chavismo continental, el cual ha costado tanto erradicar de nuestra patria, por el gran daño que ha causado a Venezuela.

Desde el mismo momento en que el gobierno de Venezuela, hoy día presidido por Nicolás Maduro, se niega a reconocer el fracaso del socialismo y lo negativo que han sido para Venezuela las políticas económicas y/o públicas impuestas por el gobierno chavista, se imposibilitan las probables soluciones a aplicar para resolver la gran crisis económica que hunde a Venezuela, las cuales exigen un viraje de 180º en dirección a las políticas económicas correctas. A partir de ese momento, el mayor problema que confronta Venezuela pasa a ser político,  y no económico, como muchos lo hacen y/o quieren hacer ver. En consecuencia, la solución inmediata para corregir nuestro rumbo como nación deben y tiene que ser primordialmente la política.

Las soluciones económicas, tendrán que esperar un tiempo prudencial, que nadie se atreve a vaticinar, para poder resolver el problema político, al cual considero prioritario. Lo social y otros tantos problemas, generados durante este gobierno, tales como: en lo militar, en lo moral, en educación,  en salud, en servicios básicos, en valores, en identidad patria, en lo cultural, etc., consecuencia de este nefasto gobierno, seguirían en la cola de las prioridades, a la espera de la solución del problema principal, en cual sin duda alguna es el político.


Las iniciativas de más endeudamiento con China propiciadas recientemente por Nicolás Maduro, son básicamente para solventar las emergencias económicas presentes, y solo representan intentos de “apaga fuegos”, quizás para contener al pueblo venezolano a que no se lance a las calles a reclamar sus derechos, democracia plena y una mejor calidad de vida. Ni el dinero chino, ni las armas rusas, ni las asesorías cubanas, contribuirán a resolver nuestros problemas. Los mismos tendremos que resolverlos nosotros los venezolanos, cuando tomemos conciencia de lo que está pasando y nos reencontremos con la cruda realidad.

martes, enero 06, 2015

La cínica propuesta de Maduro

La cínica propuesta de intercambio de presos asomada por Nicolás Maduro – posiblemente una iniciativa de Raúl o Fidel Castro - al gobierno de los EE.UU., viene a confirmar lo advertido al presidente Barack Obama por políticos del partido republicano, quienes señalaban que el cambio de presos desigual entre EE.UU. y Cuba, para iniciar una apertura económica hacia la dictadura de esta isla, por sentar un precedente histórico de que muchos países forajidos o grupos terroristas aprovechasen esta  circunstancia para presionar en cualquier otro tipo de canje de presos, tal como el inverosímil canje propuesto por Maduro. Esto debido a la conocida vieja política de EE.UU. de no negociar con terroristas ni con gobiernos forajidos, cuando se trata de liberar rehenes norteamericanos, retenidos injusta y arbitrariamente.

Son muchas las razones por las que considero cínico al presidente Maduro al hacer esta propuesta. En primer lugar, el gobierno de los EE.UU. es un gobierno democrático, donde existe el Estado de Derecho demostrado con la actuación de plena independencia de los Poderes del Estado. Se respetan las leyes y se hace justicia. En consecuencia, los adversarios políticos del gobierno norteamericano no son perseguidos por la justicia de EE.UU., tal como sucede hoy día en Cuba y Venezuela y otros países comunistas.

En segundo lugar, los llamados a protestar que hizo Leopoldo López fueron hechos a plena luz del día, mediante mítines políticos abiertos y mostrados por todos los medios de comunicación, donde éste líder político señalaba razonadamente las causas por las que había que protestar, las cuales por cierto, terminaron de llevar a Venezuela a la terrible situación económica, política y social que vivimos hoy en nuestra patria.

No podría decirse lo mismo del separatista puertorriqueño, quien pretendía mediante el uso del terrorismo y la  fuerza de las armas, abolir el arreglo entre los pueblos norteamericano y el pueblo puertorriqueño de tener un sistema de gobierno conocido como de Estado Asociado a EE.UU. En Puerto Rico existen elecciones periódicas transparentes, donde el pueblo tiene la oportunidad de ratificar, cambiar o desechar este acuerdo que como sabemos está vigente, es totalmente lícito y entiendo que beneficioso para el pueblo.

En tercer lugar, no se trata de una lucha política por las libertades la que tienen los separatistas de Puerto Rico, puesto que esta nación vive en plenas libertades y tiene una calidad de vida que muchos países que se consideran libres ni siquiera sueñan tener. Ejemplo de ello son Cuba y Venezuela, quienes proclaman a los 4 vientos que son republicas políticamente soberanas, pero con una abismal dependencia económica de sus fracasadas políticas socialistas, que ha llevado a ambas naciones a la miseria, la cual se acentúa cada vez más. Me atrevería a señalar que detrás de esta supuesta independencia de Puerto Rico, está la extrema izquierda de Latino América, la cual al parecer le molesta el crecimiento económico y felicidad de los pueblos.

El presidente Maduro ha anunciado con orgullo que atenderá una invitación del presidente de China para conversar sobre varios tópicos. Quien sabe cuánto más comprometerá la soberanía y el gentilicio patrio de Venezuela, para lograr paliar con migajas chinas, esta terrible crisis económica y social, cada vez más feroz.

Con todo respeto al señor Óscar López Rivera, lo menos que podemos pensar respecto a éste, es que fue procesado por un tribunal de justicia norteamericano donde las leyes se aplican y no obedecen a directrices políticas del Poder Ejecutivo, razón para pensar que las sentencias respecto al caso de este señor, están ajustadas a derecho y cumplen con las leyes norteamericanas. No podría decirse lo mismo de la justicia venezolana que tiene preso a Leopoldo López por instrucciones directas del ejecutivo de Venezuela, hecho comprobado internacionalmente, puesto que el presidente  Maduro lo condenó públicamente, antes de que lo juzgara y condenara el Poder Judicial; y sin aún tener pruebas de los delitos por los que lo acusan. 

lunes, diciembre 22, 2014

El lado oscuro del pacto Obama - Castro

La noticia más impactante de lo que va del siglo XXI, pudiera ser la del pacto entre el presidente democrático de los EE.UU. Barak Obama, y el presidente dictador de Cuba Raúl Castro, quienes anunciaron la semana pasada su intensión de reiniciar las relaciones diplomáticas directas – rotas desde hace más de 50 años como consecuencia de la decisión de la revolución cubana de abrazar al comunismo como ideología política y convertirse en dictadura – para iniciar una nueva etapa de relaciones diplomáticas,  políticas y comerciales entre los gobiernos de ambas naciones.

A partir del anuncio hecho el mismo día por separado de ambos presidentes, desde sus respectivos países, ha habido opiniones encontradas en toda América y parte del mundo, indicativas de que existen diferencias, sintetizadas en dos posiciones políticas diametralmente opuestas respecto a tal pacto.

Millones de personas piensan que es una buena y extraordinaria noticia, que beneficiaría tanto a los gobiernos de EE.UU. como al de Cuba, y por ende, traería progreso económico, justicia y paz para las poblaciones de ambas naciones. Según esta postura, América en general también se beneficiaría.

La otra postura, considera que ha sido una posición blanda de Obama al ceder con inusitada ligereza ante el gobierno de Cuba, sin antes exigir con firmeza cambios políticos fundamentales y profundos en la isla, que garanticen la vuelta a la democracia y a las libertades en dicha nación.

Inversamente, el presidente Raúl Castro, ha puntualizado que seguiría utilizando al sistema socialista dentro de la Isla. Es decir la economía del país seguiría siendo administrada totalmente por el gobierno. Respecto al sistema político comunista de opresión y control de la conducta del habitante de la isla; Raúl Castro solo se ha limitado a decir que existen diferencias con respecto a la democracia, y está dispuesto a “conversar” (no a negociar) sobre estos temas.

Pareciera que con el “arreglo” de estas nuevas relaciones diplomáticas, solo se llegaría al beneficio personal y político para Barak Obama, el comercial para el gobierno y el pueblo de Cuba y el económico para los diferentes inversionistas trasnacionales dispuestos y listos (con las grandes fauces abiertas) a la espera de aprovechar los diferentes negocios que sin duda alguna se presentaran y aprovecharan en Cuba. Sobre la democratización del gobierno, existen hermetismo, especulaciones y solo esperanzas.

Para muchos, el pacto ha sido un triunfo para la revolución comunista cubana y un gran fracaso para la democracia y las libertades. Ni siquiera el capitalismo se favorecería plenamente, puesto que las negociaciones económicas dentro de Cuba no serán “ganar – ganar”  tal como sucede en democracia – ya que el gobierno cubano estaría siempre presente en éstas para intervenir e “influir”. Por ello, me atrevo a asegurar, que no existirán garantías legales plenas para éstas probables inversiones en la isla.


Pienso que el lado oscuro de este pacto, es el de que se teme que la población cubana no será libre, como causa de éste. Existe una gran interrogante sobre cuando se produciría la vuelta a la democracia en esa nación. Se especula, con cierta razón, que los derechos del cubano seguirán siendo violados, la pluralidad política seguirá ausente, la justicia seguirá siendo negada, las elecciones transparentes seguirán siendo secuestradas y la felicidad del cubano se limitará quizás a tener más comida, algo de ropa para vestirse, y posiblemente se divierta con el acceso al Internet; pero seguirá oprimido tal como ahora. El cubano tendrá que esperar hasta otro nuevo pacto más humano y real. Lo económico seguirá siendo prioritario a la democracia, siempre por encima de los derechos humanos, las libertades y la justicia. ¡Qué lástima de pacto!

lunes, noviembre 24, 2014

La claudicación del comunismo en Cubazuela

El 19 de noviembre de 2014, el señor Rafael Poleo  publicó su acostumbrado artículo “Corto y Profundo”, en el diario venezolano El País titulado “Esto es lo que hay”, el cual se explica por sí solo. En resumen, se trata, nada más y nada menos que el régimen comunista de Cuba, en supuesto acuerdo con el régimen totalitario de Venezuela, claudicaran ante la Unión Europea el 7 de Enero de 2015 en Bruselas, Bélgica.
Por supuesto que, aún cuando no se explica en detalle, habría beneficios y contrariedades tanto para los regímenes que claudican, como para los habitantes de Cuba y Venezuela, naciones éstas, las cuales el señor Poleo jocosamente une en una sola nación y le da el nombre de Cubazuela.
Esta noticia, la cual en otras circunstancias pudiera calificarse de una travesura del señor Poleo, propicia para el día de los inocentes; es un tema que vale la pena analizar. Hay que recordar, que el señor Rafael Poleo es un personaje instruido y bien informado, con amplia trayectoria en el periodismo, difícil de descifrar en sus escritos, que vive en Miami, Florida – ciudad que considero un inmenso centro político, donde la información internacional fluye intensa y en gran volumen similar a un gran rio caudaloso. Tales  razones, invitan a darle a tal información el beneficio de la duda, considerando no obstante que ésta pudiera resultar una travesura de Rafael Poleo, a las que nos tiene acostumbrado.
Desde el punto de vista de los Castro, ambos Fidel y Raúl están en edad senil, y de un momento a otro, pasan a mejor vida. Ante esta realidad es muy posible que estén pensando en el legado que dejarían a su sufrido pueblo. Como pienso que los Castro no ven nada atractivo que legar, puesto que la isla de Cuba es toda miseria; es muy posible que con esta apertura al capitalismo y la globalización económica, puedan ellos ver antes de morirse algo de crecimiento económico y modernización de la isla, lo cual pudiera alegrar los corazones entristecidos de su pueblo, ya que están en deuda con ellos; y desean verlos con una sonrisa sincera en sus labios, antes de partir. Aunque pareciera doloroso para ellos, prácticamente es la única opción humana e inteligente que les queda por hacer. ¿Se imagina UD amigo lector la muerte de los Castro, en un entorno de tanta miseria existente en Cuba, sin el amparo de Venezuela por qué también está destruida?
En el caso de Venezuela, los daños hechos a ésta por la revolución chavista, la cual Cuba ayudo a sostener durante 16 años, están a la vista de todos. Ya no se pueden ocultar los altísimos indicadores económicos y sociales negativos tales como: la destrucción del aparato productivo, la inflación, el desempleo, el costo de la vida, la importación de alimentos, la escasez, el desabastecimiento, el contrabando, la delincuencia, la corrupción, la impunidad, la deuda interna, la deuda externa, el despilfarro del tesoro público, etc.
Si a lo anterior agregamos la incapacidad, precariedad y dolorosa postración en que se encuentra PDVSA, única empresa venezolana a través de la cual se pueden generar ingresos en divisas (dólares), fundamentales para nuestra economía, aunado todo esto a la baja de los precios del petróleo, los cuales estiman seguirían descendiendo para el próximo año 2015, nos damos cuenta de la precariedad en la que vivimos.
La Latinoamérica de hoy, a pesar de la luna de miel que ha vivido la izquierda marxista leninista latinoamericana en la región por algunos triunfos logrados desde 1998 al presente; con el desmoronamiento político, económico y moral de casi todos los gobiernos dentro de esa categoría de países que se confiesan socialistas, tal popularidad, abundancia y apoyo, se les está desvaneciendo, puesto que todos esos gobiernos funcionan y se basan en políticas internacionales y económicos restrictivas, obsoletas y derrotadas en casi todo el mundo. Argentina, Brasil y Venezuela, serían en mi opinión quienes más reflejan esta gran verdad.
Con toda esta carga negativa de problemas nacionales e internacionales los cuales el régimen de Venezuela no puede resolver por sí solo, además de las divisiones internas dentro del chavismo en diversas corrientes ideológicas que no se ponen de acuerdo en que línea correcta seguir; es muy natural que el régimen se sienta incompetente, maniatado y agobiado; y ante una posibilidad cierta de una salida violenta y sangrienta, prefiera negociar a nivel internacional, una salida honrosa a la crisis que cada día se complica más.   
Desde mi punto de vista, creo que existen fundamentos de peso de parte de ambos regímenes como para pensar y aceptar una salida como la que se devela con el artículo del señor Poleo. Ante la posibilidad de baños de sangre en Cuba una vez que mueran los Castro, o poblada y/o guerra civil que se pueda presentar de un momento a otro en Venezuela, pudieran ser parte de las razones para esta salida inédita y polémica a las crisis de ambas naciones.
Ignoro si las oposiciones a los regímenes de ambas naciones han sido incorporadas a las reuniones donde se discute esta salida. La sensatez y lógica me dicen que sí. Extraños viajes a Europa de líderes opositores venezolanos pudieran indicar que sí están consultados e informados. La reciente prisa y extraños manejos para acelerar la conformación del directorio y garantizar la operatividad en el CNE, aun cuando las elecciones parlamentarias serán a fin del año 2015; pudieran indicarnos que algo está por suceder prontamente.
He conversado con algunos amigos opositores sobre la credibilidad de esta información sobre la salida económica, social y política a las crisis de Cuba  y Venezuela, y hemos coincidido en que la solución publicada por el señor Poleo, tiene algo de lógica, viabilidad y veracidad.
No obstante, lo anterior estaría por definirse el asunto del grado de tolerancia que habría para los violadores de los derechos humanos, así como para los delincuentes comunes  que despilfarraron y destruyeron la economía de Venezuela y se enriquecieron enormemente a costa de las finanzas de la nación. El daño a la economía de Venezuela es incuantificable, porque además de dinero, la destrucción va más allá de lo material. Medir el atraso en progreso y pérdida de oportunidades y cuantificar tal daño, es en cierta forma algo utópico de medir, pero ha sido un daño real e inmenso. ¿Cómo perdonar a alguien que ha dejado a PDVSA en la situación actual? ¿Cómo perdonar a alguien que ha descuidado el servicio eléctrico nacional y solo ha colocado parches a la infraestructura eléctrica existente? ¿Cómo castigar a alguien que ha permitido a la infraestructura vial de Venezuela destruirse brutalmente? ¿Cómo castigar a quienes permitieron que la infraestructura industrial que existía en Guyana se viniera abajo, y solo queden los escombros y recuerdos?
Tal como declaró su santidad el papa Francisco a un periodistas sobre el daño hecho por el hombre al ambiente. Cito sic: Dios es el único que perdona, los humanos perdonamos ocasionalmente, la naturaleza nunca perdona.  Si se tratase de daños a la humanidad, la última parte de la frase la cambiaría por: La justicia divina jamás perdona.

Sea cierto o falso lo afirmado por Rafael poleo en su artículo “Esto es lo que hay”, no deja de ser interesante profundizar en esta salida a las crisis de Cuba y Venezuela, la cual no obstante el sabor agridulce que dejaría a millones de personas, es un solución más ilustrada de lo que pareciera ser, puesto que; por un lado  antepondría los intereses colectivos de las naciones a los individuales y grupales, garantizaría la gobernabilidad a los nuevos gobiernos, y finalmente establecería las bases y condiciones políticas para un reencuentro entre los componentes de la sociedad tanto en Cuba como en Venezuela, dejando atrás las diferencias de clases sociales que tanto daño nos han hecho.

miércoles, noviembre 19, 2014

Reconozcan su fracaso, digan la verdad y actuen en consecuencia.

Me imagino una reunión entre el gabinete económico del régimen con Nicolás Maduro, en la cual los vice presidentes, ministros, vice ministros y directores, se sinceran con el presidente y le dicen todos temblorosos y asustados, sin mirarle a los ojos: ¡Presidente, no existen reservas operativas para cumplir con el presupuesto del próximo año!. La respuesta del presidente no se deja esperar y es concluyente ¿Y qué?. No se preocupen por esos señores, que ya veremos como lo resolvemos. ¡Mientras vaya viniendo, vamos viendo! Aplausos, sonrisas y apretones de mano de parte de todos los asistentes.
Mientras tanto, los venezolanos del montón,  andamos como zombis por las calles de las ciudades, pueblos y caseríos, hablando solos y preguntándonos: ¿Y cómo piensa el gobierno salir de este atolladero terrible en que nos encontramos, cuando ellos sostienen que todo está bien, que somos el país más contento del mundo, que no necesitamos devaluar más nuestro bolívar fuerte; y la impresión que tengo es que este país está por desintegrarse? ¿Cómo compro el acondicionador de aire que se me quemó por tanto corte de electricidad? ¿Cómo compro un automóvil para reemplazar la carcacha que ya no quiere ni arrancar en las mañanas? ¿Cómo hacemos para extender la comida a tres veces por día? ¿Cómo compro una nueva nevera que nos hace mucha falta? ¿Cómo pago los servicios y el condominio, los cuales están por las nubes? ¿Cómo compro aunque sea un pantalón y una camisa para reemplazar la ropa vieja? ¿Cómo viajo al exterior a ver a parte de mi familia que se fue a otro país asqueada de todo esto?
La lista de incógnitas y necesidades de todos los venezolanos es larga e interminable. La verdad es que vivimos en un país con contradicciones tan grandes, que tal pareciera que vivimos en una eterna pesadilla, que aún después que abrimos los ojos en la mañana, seguimos sonando despiertos, y la pesadilla aún está allí presente, cada vez más aterradora que la anterior.
El venezolano pensante se hace preguntas como estas: ¿De dónde sacará el gobierno más dólares para sobrevivir, cuando la producción de petróleo, de la cual dependemos en casi un 100%, va palo abajo? ¿De dónde sacarán más dólares, cuando el precio del petróleo va cercano a los 70 US$/barril, con tendencia a seguir bajando, sin saber hasta dónde? ¿Y cómo hará el gobierno para mantener BAJO, el costo de producir un barril de petróleo con la inflación tan alta en el país? ¿A cuánto ascenderán los egresos por la compra de petróleo y gasolina (que deberíamos estar produciendo) a precios internacionales en dólares? ¿Cuántos ingresos se han dejado de percibir por impuestos sobre la renta por la política de nacionalización de empresas privadas que antes aportaban al país y ahora no se reciben? ¿Y cómo hará el gobierno para subir los precios de la electricidad, de la gasolina, del gas, de las telecomunicaciones, del aseo urbano, del transporte, en una situación tan explosiva como la actual?
En una situación económica y social tan extrema y explosiva como la que se encuentra el actual gobierno, la mejor decisión es la de decir la verdad al pueblo, buscar y aplicar soluciones correctas, trabajar duro y esperar buenos resultados. Las reacciones del pueblo dependerán de lo que se logre. Seguir ocultando la realidad de la situación del país, sin dar soluciones correctas con políticas macro económicas adecuadas, lo más probable es que los problemas tiendan a empeorar y sigan creciendo. De seguir actuando así, los problemas de Venezuela alcanzarían el tamaño descomunal de esas montañas de azufre y coque, altamente contaminantes, que crecen diariamente en la zona industrial de Jóse, en el Estado Anzoátegui, problema éste que al parecer no tiene solución en el corto y mediano plazo, por negligencia y desidia de PDVSA. Señores del gobierno, no permitan que Venezuela se desintegre económicamente ni se contamine totalmente con azufre y coque, por dejadez y soberbia de ustedes. Tengan dignidad y vergüenza y actúen en consecuencia.

Brasil, víctima de sus políticas

La dictadura de Cuba, inspirada en el marxismo leninismo, nació para hacerle las cosas bien difíciles a los EE.UU. En mi opinión, Cuba ha sido el país más pequeño que ha causado el mayor daño político a la nación norteamericana, en más 50 años, desde que esa nación se declaró marxista leninista y aliada de la extinta URSS y de la actual Rusia.

El envío de tropas cubanas al África (1975-2002), para contribuir con la instalación del comunismo en Angola, durante la guerra fría, a pesar de las penurias económicas y dificultades políticas que venía confrontando Cuba, son ejemplo evidente del fanatismo extremo de esa dictadura y del odio exacerbado que han sentido desde entonces hacia las democracias.

Otro ejemplo del peligro y costo que ha significado Cuba para los EE.UU. fue la temeraria irresponsabilidad del gobierno dictatorial de Cuba de permitir en su territorio la instalación de bases para el lanzamiento de misiles con cargas nucleares apuntando al territorio norteamericano, hecho este conocido como la crisis de los 13 días durante octubre de1962, tiempo durante el cual casi se produce una guerra nuclear entre los EE.UU., y Rusia. La guerra se evitó milagrosamente, gracias a las concesiones políticas y militares que tuvo que ofrecer EE.UU. a Rusia como precio para eliminar tales bases en Cuba.

Como asunto que confirma la conducta demencial de Fidel Castro, y demuestra el poco respeto por su pueblo, según correspondencia habida entre Nikita Kruscheff (Jrushchov) y Fidel Castro, este ultimo dio su visto bueno, para que el primero no cediese ante la presión norteamericana y continuase con la instalación definitiva de las bases, aún a sabiendas de que el primer país en ser borrado del mapa mundial sería la Isla de Cuba. http://www.cubanet.org/htdocs/ref/dis/10140201.htm

Lo que sucede actualmente en gran parte de Latinoamérica y la pretendida aspiración de imponer al socialismo o marxismo leninismo en esta región, no es casualidad ni un accidente político aislado. Es parte de un proyecto y aspiración del megalómano Fidel Castro (apoyado y asistido por Rusia), de convertir a toda Latinoamérica en enemiga de los EE.UU., empezando por pretender reemplazar a los gobiernos democráticos por gobiernos totalitarios, atacar al sistema económico capitalista e intentar destruirlo, aún cuando toda la región latinoamericana se arruinase, tal como sucede con Argentina y Venezuela y el enorme desequilibrio fiscal en ambas naciones, con Brasil en la sala de espera de no reaccionar a tiempo.

El viaje  de Fidel Castro en 1959 a Venezuela, tenía como propósito vital convencer al recién electo presidente Rómulo Betancourt defensor continental de la democracia, para que Venezuela contribuyese política, moral y financieramente con su proyecto continental. La negativa  contundente de Rómulo Betancourt lo enojó y suspendió su visita al país, para convertirse en enemigo acérrimo de éste y de la democracia de Venezuela. El fracaso y muerte del Che Guevara en Bolivia, entre muchos otros fracasos, no amilanó a los Castro en insistir intentando imponer su proyecto socialista por otras vías. 

El asedio por los Castro a las democracias latinoamericanas, se ha hecho en diferentes formas y maneras. A saber:

En Colombia viene intentándose desde hace 50 años por medio del narco terrorismo de las Farc y el ELN. Ahora después de medio siglo de lucha armada, muertes y secuestros, intentan abrir en Colombia un frente político con las gestiones de paz a las que se prestó el presidente JM. Santos, e intentar sumar Colombia al club del socialismo por la vía electoral tal como sucedió con Venezuela y otras naciones.

En Chile se intentó en los años 70 por la vía electoral con Salvador Allende como presidente, vía esta que fue impedida en 1973 por los militares con ayuda de los EE.UU. y el establecimiento de una férrea dictadura de derecha que se extendió por unos 20 años.

En Bolivia lo intentaron mediante las guerrillas dirigidas por el Che Guevara, la cual fracasó, con la captura y muerte de éste en 1967. En Nicaragua y Centro América se intentó por medio de las guerrillas del frente Farabundo Martí, las cuales fueron derrotadas por los Contra, financiados y apoyados por los EE.UU.

En Venezuela lo intentaron varias veces, durante el gobierno de Rómulo Betancourt (1959-1964), con intentonas de golpes de Estado fallidos. Al fracasar en todos ellos, intentaron la invasión cubana fallida por las playas de Machurucuto, en Mayo de 1967, para introducir en el país mercenarios cubanos, con el propósito de entrenar a guerrilleros venezolanos en montañas de los andes que pretendían derrocar al gobierno democrático de Raúl Leoni. La segunda vez, por la vía del golpe de Estado fallido del 4 de febrero de 1992 ejecutado por Hugo Chávez Frías, quién luego lo logró por la vía electoral en 1998. Después de haber sido electo democráticamente, Hugo Chávez, en un cobarde e inverosímil engaño a la nación; se declaró marxista leninista y parte de una revolución denominada bolivariana que posteriormente aglutinó a los gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Nicaragua y Uruguay.

EL FORO DE SAO PAULO. Cito SIC Wikipedia: En el momento de su fundación en 1990, el único miembro que ejercía el poder ejecutivo en un país soberano era el Partido Comunista de Cuba. Veinte años después la mayoría de sus miembros accederían mediante las urnas a ejercer el gobierno en distintos países o formarían parte de coaliciones oficialistas, otros llegarían a ser primera fuerza de oposición. La elección por medios democráticos de Hugo Chávez en 1998 en Venezuela representó la llegada al poder del primer gobierno de izquierda en muchas décadas en Latinoamérica y el primer gobierno de un partido miembro del Foro de Sao Paulo (el entonces MVR futuro PSUV) después de Cuba . Le siguió el triunfo de Luiz Inácio Lula da Silva del Partido de los Trabajadores en 2002 en Brasil, luego Tabaré Vázquez del Frente Amplio en Uruguay en 2004, Evo Morales por el Movimiento al Socialismo en Bolivia en 2005Michelle Bachelet del Partido Socialista de Chile en 2006Rafael Correa por Alianza PAIS en Ecuador en 2006Daniel Ortega por el Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua en 2006Fernando Lugo por la Alianza Patriótica para el Cambio (hoy Frente Guazú) a la cual pertenecen varios miembros del Foro de Sao Paulo en Paraguay en 2008José Mujica por el Frente Amplio en Uruguay en 2009Mauricio Funes del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional de El Salvador en 2009Dilma Rousseff por el Partido de los Trabajadores de Brasil en 2010Ollanta Humala por el Partido Nacionalista de Perú en 2011Nicolás Maduro del Partido Socialista Unido de Venezuela en 2013, Michelle Bachelet del Partido Socialista de Chile de nuevo en 2014 y Salvador Sánchez Cerén del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en 2014. También hubo miembros del Foro de Sao Paulo que han formado parte de las coaliciones gubernamentales que respaldaron la candidatura y eventual gobierno tanto de Néstor Kirchner como de su sucesora y esposa Cristina Fernández en Argentina, como el caso del Partido Comunista de Argentina Congreso Extraordinario.
También puede destacarse que los partidos dominicanos Partido de la Liberación Dominicana y Partido Revolucionario Dominicano ambos son miembros del Foro y han tenido varios gobiernos en República Dominicana. En México el Partido de la Revolución Democrática es la principal fuerza de oposición y ostenta varias gubernaturas y la jefatura en Ciudad de México y en Costa Rica el Partido Frente Amplio fue el tercer partido más votado en las últimas elecciones nacionales.

La asociación con Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro y al “chavismo” por la pertenencia al Foro ha reverberado en las campañas electorales de diversos países latinoamericanos. Candidatos rivales a menudo acusan a candidatos de partidos miembros del Foro de ser “chavistas” y/o estar ligados a los intereses de Venezuela o querer plantear un gobierno similar al venezolano. Esto sucedió por ejemplo a Ollanta Humala en Perú, Andrés Manuel López Obrador en México, José María Villalta en Costa Rica y Salvador Sánchez Cerén en El Salvador, en algunos casos como los de López y Villalta, pudiendo haber sido una de las causas para que perdieran las elecciones. Fin de la cita.

Lo que no logró Fidel Castro diplomáticamente en 1959 durante su visita a Venezuela, ni por la fuerza de las armas con la invasión que intento en 1967, ni con las FARC y el ELN en Colombia donde han muerto cientos de miles de colombianos, ni en Bolivia con el Che Guevara; lo logró sin hacer un solo disparo, gracias a la entrega vil y traidora por Hugo Chávez Frías, de la República de Venezuela a la causa del socialismo (léase comunismo) que tanto ambicionaba el egocéntrico y megalómano de Cuba, para Latinoamérica. De allí en adelante todo ha sido fácil para la dictadura marxista leninista de Cuba.
Con el dinero venezolano, se evitó el colapso económico de Cuba, se compraron conciencias de personajes que actuarían en favor de la revolución bolivariana, se financiaron campañas electorales de candidatos del Foro de Sao Paulo, se invirtió fuertemente en campaña mundial de divulgación de la revolución, se construyó una inmensa red de comunicaciones a favor del marxismo leninismo, se compraron armas para rearmar a las FARC colombianas, se ayudo financieramente a gobiernos con necesidades, tales como: Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, y Nicaragua, entre muchos otros gobiernos.
Una vez que Luiz Inácio Lula da Silva fue electo presidente en 2002, se intensificó el comercio entre Venezuela y Brasil, el cual era insignificante. Empezó a sentirse la presencia, participación y supremacía de Brasil en la revolución socialista y hasta se habló de construir entre ambos gobiernos una refinería a ser ubicada en Brasil, con financiamiento de Venezuela.

El imprevisto crecimiento económico de Brasil durante los dos periodos presidenciales de Luiz Inácio Lula da Silva, al parecer, debido al crecimiento del comercio con Latinoamérica, pero cerrándose al comercio mundial, en especial con los países europeos y con los EE.UU. en particular. En el gobierno de Dilma Rousseff, se empezó evidenciar el decrecimiento económico, y el fracaso de sus políticas internacionales, cada vez más limitadas y excluyentes a la globalización.

El decrecimiento económico en Brasil, la corrupción, sus políticas de inversión  y sociales fallidas en energía y vialidad, aunadas a las limitaciones proteccionistas impuestas a Mercosur de impedirle negociar libremente con quién lo desease y convenga, so pena de ser sancionado por el organismo; estarían obligando al gobierno de Brasil a un cambio sustancial en sus políticas económicas e internacionales.

El hecho de que Dilma Rousseff no haya podido ganar las elecciones presidenciales en la primera vuelta muestra al gobierno del Brasil  en una posición comprometedora, con la posibilidad de perder las elecciones en la segunda vuelta. De ser así, el nuevo presidente de Brasil, tendrá que cambiar el modelo económico socialista al sistema económico de libre mercado (o mantenerse navegando entre ambos modelos), para retomar la vía del crecimiento económico en ese país.

De darse tal posibilidad, esta representaría una catástrofe para el proyecto socialista promovido por la dictadura cubana, el cual el gobierno democrático del Brasil decidió espontáneamente apoyar e impulsar en su rol de país líder suramericano.

Esta posibilidad casi inminente de que Dilma Rousseff pierda las elecciones en Brasil, tiene angustiados a los líderes de los países que pertenecen a este proyecto político socialista, cuyo propósito primario está orientado a: combatir al capitalismo, impulsar las relaciones políticas y económicas con dictaduras y países de doctrina política marxista leninista, de aupar el  antinorteamericanismo y el anti occidentalismo, etc.

La política exterior de Brasil a finales del siglo XX, impulsada por ex presidentes que antecedieron a Inácio Lula Da Silva, al ubicarse esta política entre el primer y tercer mundo, fue parcialmente exitosa, puesto que ciertas  contradicciones, aunadas a la ambigüedad política del modelo económico adoptado “autoritario capitalista” le impidió acelerar el desarrollo de su propia economía. http://www.nuso.org/upload/articulos/550_1.pdf

A llegar el izquierdismo marxista leninista al gobierno de Brasil, conducido por Luiz Inácio Lula da Silva, el cambio en la política internacional no se hizo esperar, empezando por el alejamiento de Brasil de los EE.UU. y del ALCA, aunado al fortalecimiento y ampliación de Mercosur. Al mismo tiempo, Brasil se acerca  política y económicamente a Rusia y China, entre otros gobiernos que adversan políticamente a los EE.UU. Es decir, Brasil decide incorporarse plenamente en el proyecto cubano socialista contra el capitalismo, que tanto había soñado lograr Fidel Castro.


Contrastados estos dos modelos económicos (capitalista – versus mixto o fuertemente estatista), y visto el descalabro hacia donde apunta la economía actual del Brasil, no es de extrañar que la sociedad brasileña clame por un regreso al anterior modelo económico capitalista; incluidas mejoras necesarias para garantizar su funcionamiento y aplicaciones plenas.

De cambiar Brasil sus políticas internacionales obligado por su futuro económico incierto, es probable que estos cambios también se produzcan en Argentina y Venezuela posteriormente en sus respectivas próximas elecciones presidenciales (2015 y 2019). De concretarse esto, ello representaría el desmembramiento de un proyecto socialista nacido en Cuba,  el cual jamás ha tenido las más mínima posibilidad de éxito, visto su estrepitoso fracaso a nivel Mundial por inviable.

El hecho de que hoy Brasil sea víctima de sus propias políticas, debería servir de reflexión para latinoamericana, y obligarla a repensar nuestras tendencias reiterativas de pretender incriminar a los EE.UU., a Occidente, y a las democracias participativas; por nuestras miserias y problemas, en lugar de analizar nuestras políticas y actuaciones y reconocer nuestros   errores. No tiene sentido enemistarse caprichosamente, por odio, rencor, envidia o complejos absurdos, con un país americano, líder mundial en: libertades, progreso, modernidad, educación, ciencia y tecnología, etc...

El sistema económico de libre mercado, ha demostrado ser un sistema económico exitoso y confiable, como para pretender cambiarlo por un sistema económico socialista fracasado, que hasta la China comunista se convenció de ésta cruda realidad, razón por la que cambió su modelo económico y se sumo al uso del sistema económico capitalista, con sólidos resultados.

Es cierto que las naciones tienen el derecho a escoger el modelo económico que les sea más beneficioso, dentro de la constitución y leyes de esas naciones. Pero ese viraje violento de 180º que pretende dar la extrema izquierda de, Latinoamérica de plegarse al proyecto político socialista marxista leninista (estimulado por Cuba) y todo lo que él representa en materia de: restricción de las libertades civiles y económicas en general, las limitaciones de la libertad de expresión, la violación de los derechos humanos en particular, del control de los demás poderes del estado por el poder ejecutivo; es una arbitrariedad, un sinsentido e irresponsabilidad de tal ideología, que dicen representar a las mayorías y desear lo mejor para éstas; cuando en verdad las empobrecen más, ya que solo les interesa el poder político y lo que éste representa.

Brasil, un país rico y privilegiado en bellezas y riquezas naturales, tan grande territorialmente como los EE.UU, con una población algo menor; no ha podido encontrar la brújula del éxito económico que le corresponde lograr, quizás por las tantas ambigüedades y contrastes políticos que le impiden definirse como nación auténtica de un país americano, que pareciera negarse a serlo. Un país con un enorme territorio por desarrollar, que se niega a hacerlo por la falta de voluntad, y visión que limitan el emprendimiento. Un país que se empeña en proteger a una dictadura  brutal y tirana como la de Cuba, entre otras, que impide al pueblo cubano disfrutar de las libertades que les corresponde como seres humanos, por el solo hecho de llevarle la contraria a la política de EE.UU.

Suramérica, con Brasil como líder, comete un grave error al negarse a ser un amigo sincero y leal de los EE.UU., por intentar proteger a una dictadura  longeva que se niega a darle la libertad a su pueblo y les permita elegir espontáneamente a sus gobernantes, para intentar crecer y desarrollarse como nación auténtica, libre y soberana. Brasil con esta actitud, de aliarse al marxismo leninismo, no castiga ni daña al pueblo norteamericano. Castiga y daña al pueblo cubano que resiste desde hace algo más de 50 años a esa dictadura comunista que les robó su pasado, su presente y su futuro.

Los latinoamericanos en general, deberíamos sentirnos orgullosos de tener como vecino a la nación más exitosa en la historia moderna del mundo. La que es vista por muchas naciones como esperanza, para su futuro. Donde los sueños se hacen realidad. La que defiende la democracia, las libertades y la justicia. La que inspira a emprendedores del mundo. La que ha contribuido más con la humanidad en ayuda; económica, social, educacional, deportiva, salud, militar, etc.